Antecedentes.

En el año 2000 empezamos a ejercer nuestra profesión y entramos en los hogares de mucha personas. Allí descubrimos pacientes muy frágiles con patologías crónicas graves (Demencia, Parkinson,  ICTUS, patología mental severa, enfermedades degenerativas…) Pacientes con necesidades clínicas importantes y de cuidados intensos.

000018

También descubrimos el rol de los cuidadores, en su mayoría familiares cercanos, sin límite de horario ni paga, la mayoría únicamente conmovidos por el afecto. Un grupo social al que le costaba pedir ayuda porque para ellos significaba aceptar sus propias limitaciones. Estos cuidadores no sabían reconocer su propio riesgo de sobrecarga, de aislamiento y cansancio excesivo. Ignoraban y retrasaban sus necesidades físicas y psíquicas que terminaban no siendo atendidas.

Ya entonces existían los Centros de Respiro pero había un grupo de cuidadores que a pesar del desgaste físico y psicológico derivado de su situación diaria no querían dejar a su familiar en ningún centro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.